martes, 21 de abril de 2009

MI COPA ARDIENTE


Con tus dedos dibujas mi cuerpo
Rozas con tus palmas
las endurecidas colinas de mi pecho.
Paseas tu lengua
bebiendo mi sudor salado.
Cabalgan los corazones.
Se desbocan.
Empuñas tu espada
que hiende mi húmeda espera.
Asesinas mi caliente deseo.
Entra...
Sale...
bailamos al compás,
arañando sábanas,
gimiendo como animales sin raciocinio.
Y...
llega el éxtasis,
fluye,
llenando mi copa ardiente.

No hay comentarios: