sábado, 6 de mayo de 2017

Latidos.

¡ Qué te lo arranco !,
que me quedo con tu corazón
para hacerlo latir cuando me de la gana.
Y cuando lo haga no serás capaz
de morirte,
porque haré que te subael pulso
para imperdirlo.

_MAREA_ (Estela Lorenzo)

jueves, 3 de noviembre de 2016

Pasan los años, ya empiezan las palomitas blancas a asomarse en mi cabello.
Además de sentir que me hago mayor me siento cada vez mas huérfana,
se me están yendo los seres que han formado parte de este mundo tan real
como el dolor  que siento ahora mismo.
Se me abre el caudal de los ojos  cuando me doy cuenta que no puedo retenerlos,
de que se van, que nunca mas me ilusionaré con el abrazo que quiera darles.
Hace tantos días que mi alma anda penando porque la tristeza llegó, entró por las ventanas,
invadió, sin permiso, pasó.
Parece eterna, no se va, se está quedando demasiado, tengo miedo de que se instale
 para siempre, que me corrompa, que me haga otro yo.
Se mueren mis quereres, mis queriendos, mis queridos, están tan lejos, 
hay tanto mar por medio,
tanto cielo, tanta distancia.
Estoy a la deriva, frágil mis velas, la marea me arrastra sin que yo oponga resistencia.
Me duele la vida señoras y señores, se me rasgan las entrañas,
me desangro en cada palabra que no me sale para expresarme.
Me duelen los errores, sí , me duelen los errores, los mios y...
los ajenos.
_MAREA_

domingo, 26 de abril de 2015

Mamá te espera.

Te amo Estéfano
Mi amor...
espera...
espera...
vuelvo enseguida,
espera mi amor, vuelvo enseguida,
voy hasta el cielo a bajar una estrellita  
que ilumine tu camino.

Espera un poco...
espera...
espera...espera mi amor,
no te vayas aún de mi sueño,
quiero cargar tu mochila de
amor,
abrazos,
besos,
risas y
alegría.
Y así, ahora márchate mi vida.
Mamá te espera aquí.

_MAREA_

viernes, 13 de febrero de 2015

El señor que le habla al mar.











A usted:
La primera vez que lo vi,
estaba sentado mirando el mar,
sombrero acomodado y 
una botella en la mano.

La siguiente vez,
estaba de pié mirando el mar,
sombrero acomodado y,
otra vez, una botella en la mano.

             Entonces se me disparó la fantasía,
             levantó vuelo mi musa y,
             comencé a imaginar su historia.
             Le puse un nombre: 
             "El Señor que le habla al mar. "
Inventé sus pensamientos, me imaginé qué le confesaba
a las olas, buscando consuelo a sus penas y  soledad.

_MAREA_


domingo, 1 de febrero de 2015

Por eso dilo.

Por eso,
cuando quieras decir algo,
dilo.

No esperes,
las palabras no dichas a tiempo
pierden sentido.
Ya no importa escucharlas
cuando el desamor ha llegado.
_MAREA_

sábado, 17 de agosto de 2013

Persuadiéndome



Me persuado cada día a quererte
igual o más, porque sé que si dejara
de hacerlo  dejaría de ser esta que soy,
 y no quiero,
porque así es mi verdadero yo, 
dejaría de fluir mi real esencia.

Me persuado cada día a quererte 

igual o más, pero nunca menos
porque he comprobado que  la felicidad
me llega cuando con  cualquier gesto o acto
te predispongo también  a ella.
Descubrí qué tengo que ser yo misma
quien busque la motivación por la que me alegra 
vivir, por eso algunas veces causo episodios 
que no entiendes que me tientan a la risa.
Con esas tonterías busco hacer que te evadas
de la necedad de no querer dejar que entre
en ti la luz de mi amor.

Te amo, ¡ feliz cumple mi amor!.

MAREA (Estela).

domingo, 28 de abril de 2013

Me reconstruí


                                                 

Me reconstruí.

Empecé de nuevo, derribé lo que construí,
retiré los cristales de las ventanas de mi vida
para que entrara el perfume de la primavera en mi alma,
saqué de sus goznes todas las puertas
para que pasara ligero el buen tiempo.
Le puse alas de libertad a mi amor
para soñar tranquila, para compartir el tiempo de esperanza.
Reventé el suelo de cemento de mi silencio,
armé barullo, levanté polvareda y
me vestí con el ruido de las voces del que llega a mi casa,
sin puertas ni ventanas, con besos y abrazos sin falsedad.

Me reconstruí, supe emerger de los escombros
del no saber como haría para sobrevivir en el desamor.
Te amo a morir.


Estela.

lunes, 15 de abril de 2013

Mis cinco décadas



Mis cinco décadas
-------------------------
A los diez años ya sabía que la felicidad es efímera,
se me cruzaba por la sesera que la vida no valía nada,
sí, a esa edad ya andaba con feas pensaderas,
pero pasó en un plis plas.
A los veinte la no felicidad dió paso a la sí felicidad,
me abrí al amor sin reparo, de cuerpo, de alma,
al hombre de mi vida,
me preñó, y parí una princesa, nuestra princesa.

A los treinta, ¡uy a los treinta!, me robó las antibabys y
me dejó en una nota, “Esta noche hacemos otro bebé” .
¡Vaya si lo hicimos!, nació el príncipe, nuestro príncipe.
A los cuarenta, ésa cifra fue nefasta, mi primera y única
crisis existencial, la famosa crisis de los cuarenta,
difícil etapa, pero superada y fortalecedora.

Y llegaron los cincuenta, ¡vaya cincuenta!,
pero esa es otra historia que no merece la pena mentarla
por mi incapacidad de comprender como hice para llegar
hasta aquí, por eso, como dije, esa es otra historia.
Solo tengo presente a día de hoy, que amo, me siento plena,
y que conmigo el que me quiera bien puede contar para los
restos, los otros ...que me olviden, que yo ya pasé página,
que valgo más por lo que callo que por lo digo.

Te amo papito.
Te amo princesita.
Te amo principito.
Te amo hermanita.
Te amo mamá.

16 de abril de 2013
Estela.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Siempre uno quiere más que el otro


Pensaba que el amor era eterno,
pero...
ya sé que uno quiere más que el otro.
El que más quiere, mendigo del beso
que no pare el caudal de las fantasías.

Pensaba que los amantes apagaban la luna
con la aurora sin detener el tiempo,
pero...
ya sé que uno quiere más que otro.
Pensaba que buscando tu sombra estarías,
pero ya ves, estoy presa con las llaves
de mi alma en tus manos.

Te conozco, me quieres,
pero...
dos no quieren igual.
_MAREA_